¿Realmente Eres Libre?

Una entrada, que no deberías leer...


Hola, después de resolver los problemas con mi ordenador y poder levantarme de la cama, tras un terrible malestar que me mantuvo en ella por una semana… estoy de vuelta, como siempre, deseándote lo mejor…
Como lo prometido es deuda, y más vale tarde que nunca, a mí querida y apreciada +Dayana González quien hace unas semanas atrás me pidió que escribiera sobre: La Libertad, en todos los sentidos... Primeramente, debo decir, querida mía:“ Me la has puesto realmente difícil…”  Sin embargo, rebuscando entre los más fértiles rincones y escondrijos de esta Ciudad Ficticia encontré unas palabras que, más que un relato son una reflexión y estoy seguro te ayudarán  y  darán libertad a tu alma, a tu corazón y a tu espíritu…
En verdad espero que os guste…al igual que a ti amigo o amiga que me lees (gracias por eso) ya que eres tú quien realmente da vida a este Blog…


Crónicas de una Ciudad Ficticia.
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.


En este momento podrías estar en cualquier otro lugar del planeta o haciendo cualquier otra cosa en lugar de sentarte frente a una pantalla… 
¿Qué te impide hacer lo que quieres? O ¿estar dónde  quieres…?
Cada día despertamos en la misma habitación y hacemos la misma rutina de siempre… Pero, en algún tiempo, cada día era una nueva aventura; en algún momento algo cambió.
Antes, los días no dependían de un reloj…
Hoy, todo está programado…     
¿Esto es Desarrollo?  ¿Somos libres?  ¿Realmente somos libres? 

Los alimentos, el agua, la tierra son propiedad de las grandes corporaciones. Para nosotros, no hay frutos en los árboles, ni agua dulce en los ríos y tampoco terrenos para casas… Si tomas lo que te da la tierra, te encierran…
Entonces, no nos queda más que acatar sus reglas…
Conocemos el mundo a través de libros. Pasamos años repitiendo lo que nos enseñan. Nos prueban y nos clasifican, como a ratas en un laboratorio. Somos educados para ser iguales, y lo suficiente para hacer bien nuestro trabajo, pero no para cuestionarlo…
Trabajamos tanto, que no tenemos tiempo para disfrutar de la vida… hasta que nos volvemos viejos y entonces nos dejan morir, y nuestros niños toman nuestro lugar en este juego…
Nuestra vida es única…

Pero, no somos más que combustible… la materia prima de la elite… la elite que se esconde detrás del logo una multinacional... 
El mundo les pertenece y su recurso más valioso somos nosotros; construimos sus ciudades, operamos sus máquinas y luchamos sus guerras…
No es el dinero lo que les interesa, sino, el poder… El dinero es la herramienta que utilizan para controlarnos, papeles sin valor de los que dependemos para alimentarnos, movernos y distraernos. Ellos nos dieron el dinero y a cambio, nosotros, les entregamos el planeta…
Donde había árboles limpiando el aire, ahora hay fábricas contaminantes. Donde había agua para beber, ahora hay residuos tóxicos. Donde los animales corrían libres, ahora hay granjas para criarlos y sacrificarlos…

Más de mil millones de personas mueren de hambre, a pesar de que hay comida para todos… ¿Dónde está esa comida? Setenta por ciento del grano producido alimenta a los animales que comemos… 
¿Para qué ayudar a los hambrientos? Si ellos no generan ganancias… 
Somos como una plaga propagándose por toda la tierra, destruyendo el medio ambiente que nos permite vivir. Todo lo vemos como un objeto que se puede vender. Pero, ¿qué pasará cuando hayamos contaminado el último río y envenenado todo el aire, o no haya combustible para transportar los alimentos? ¿Cuándo nos daremos cuenta que el dinero no se puede comer y que no tiene ningún valor?
No destruimos el planeta… destruimos la vida que hay en él… todos los años miles de especies se extinguen… falta poco para que seamos los siguientes…
Cuarenta y uno por ciento, son las posibilidades de contraer cáncer…  una de cada tres personas muere del corazón... la atención médica es la tercera causa de muerte después del cáncer y las cardiopatías. Dicen que la solución es darles dinero a los científicos para que descubran una cura, pero, la industria farmacéutica depende de nuestro sufrimiento para obtener un beneficio. Cuando creemos encontrar la cura, en realidad, olvidamos la causa…  ¡La causa es lo que comemos! Los alimentos están hechos solo para enriquecer a la industria. Por eso, están llenos de químicos tóxicos… comemos carne de animales criados con drogas. Pero, no vemos esto… los medios de comunicación no lo muestran… solo nos muestran un mundo de fantasía y nos hacen creer que es la realidad…

Es gracioso pensar que los humanos creyeron que la tierra era el centro del universo. Pero seguimos creyendo que somos el centro del planeta… rodeados de nuestra tecnología nos creemos inteligentes, pero, ¿las computadoras, los autos y las industrias son evidencia de lo inteligente que somos? o de lo perezosos que somos…
Nos llamamos civilizados, pero, ¿qué somos realmente…?
Que rápido olvidamos que hace cien años las mujeres no podían votar o que había razas con menos derechos que otras...
Creemos saberlo todo y hay tantas cosas que no vemos… caminamos por la calle ignorando las cosas más simples… las miradas en los ojos y las historias que nos cuentan… 
Creemos que somos el centro de todo. Tal vez, nos da miedo pensar que no estamos solos y que somos parte de algo más grande y por eso, no somos capaces de conectar…
Nos da igual matar animales o personas de otro país. Pero no matamos a nuestros vecinos, a nuestros perros o gatos, ni a los que llegamos a amar y comprender…
Creemos que las demás especies son estúpidas y por eso les disparamos…
Matamos simplemente porque podemos, porque siempre lo hicimos…Qué poco hemos aprendido, seguimos actuando como primitivos en lugar de desarrollar el pensamiento, y sentimientos como: la compasión.

Un día, eso que llamamos vida se irá… nuestros cuerpos se pudrirán y nuestras propiedades se perderán… Solo nuestras acciones van a perdurar para siempre. La muerte nos ronda siempre, y aun así, la vemos tan lejos de nosotros. Vivimos en un mundo que está a punto de colapsar… Las guerras del futuro no tendrán vencedores, porque la violencia nunca será la respuesta. 
Si pensamos en nuestros deseos más profundos, veremos que nuestros sueños, no son tan diferentes a los de otros… compartimos un mismo objetivo… Ser felices…
Destruimos el mundo buscando placer y felicidad, sin mirar dentro de nosotros mismos...
Las personas más felices suelen ser las que menos tienen. ¿Somos realmente felices con los smartphone, grandes casas o coches de lujo…? 
Nos hemos desconectado…
Adoramos a personas que no conocemos personalmente. Vivimos nuestra vida a través de una pantalla. Queremos que alguien cambie esto, pero, no vemos que el cambio está en nosotros mismos…
Las elecciones presidenciales son como tirar una moneda al aire. Son dos caras de una misma moneda. Escogemos a uno de ellos y creemos que habrá un cambio, pero todo sigue igual. Los políticos no trabajan para nosotros, trabajan para quienes los mantienen en el poder...
Necesitamos líderes, no políticos… pero nos hemos olvidado de auto guiarnos, dejándonos conducir. No esperes más el cambio… Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo. 
El ser humano no ha evolucionado hasta hoy teniendo el culo pegado en una silla. La raza humana ha sobrevivido por trabajar en equipo, no por ser la más fuerte o rápida… ya dominamos el arte de matar, ahora, conquistemos la alegría de vivir…
No se trata de salvar el planeta, seguirá existiendo con o sin nosotros, la tierra ha existido durante miles de millones de años y nosotros con suerte viviremos unos ochenta años, somos solo un instante en el tiempo, pero nuestra influencia es eterna. A veces, me encantaría haber vivido en una época anterior a la informática, cuando no teníamos pantallas para distraernos, pero me doy cuenta de porque quiero vivir en este tiempo, porque ahora tenemos una oportunidad que nunca tuvimos antes… internet nos permite compartir un mensaje  y unir a millones de personas alrededor del mundo. Mientras podamos, tenemos que usar la red para acercarnos, para compartir, para conectarnos de nuevo…
Nuestra generación decidirá cómo será la vida en el planeta, para bien o para mal, podemos seguir igual hasta que no quede memoria de nuestra existencia o podemos despertar… darnos cuenta de que no estamos evolucionando, sino que estamos retrocediendo.
Las pantallas, no nos dejan ver hacia dónde vamos… apartalas…

Este momento fue producto de cada paso, cada respiración y cada muerte. Somos, los rostros de los que existieron antes que nosotros, ahora es nuestro turno, puedes elegir cambiar tu destino o seguir el camino que tantos ya tomaron… la vida no es una película, el guión no está escrito, nosotros somos los escritores, esta historia es tuya, es de ellos… es nuestra historia….

Gracias por leerme, gracias por leer:

Crónicas de una Ciudad Ficticia.
Todos los hechos y personajes nombrados en este relato son mera ficción.
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Cuídate y cuida de tus amig@s y familiares, esta ciudad es Ficticia, la tuya es Real.
Dios te Bendiga.


            

4 comentarios:

  1. Espectacular, simplemente eso Nepta, una reflexión excelente, me dejaste sin palabras y pensando mucho, queriendo saber que puedo hacer yo para dejar mi huella en el tiempo, de verdad amigo no me canso de leerte, que dios te bendiga y mejorate, que haces falta, tqm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jessica, que gusto saber de ti... me alegra que te guste y que te haya hecho reflexionar... sabes? hay algo que aprendí muy bien, y no es más que, tanto los fracasos como los éxitos, son incentivos necesarios para aprender y crecer... Gracias amiga, se te aprecia...

      Eliminar
  2. Wao!! ... sin palabras talyuno. Sinceramente lo que más me ha gustado leer desde hace mucho. Gracias por la invitación a reflexionar. Y si... es necesario parar...y empezar de 0. Un abrazo amigo, me alegra que estés ya recuperado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, mi más fiel y exigente seguidora... gran halago que me haces al decir: que es lo que más te gustado leer desde hace mucho... gracias amiga, por todo... cuidate se te aprecia.

      Eliminar